CARACAS (AP) — Podría ser un jugador que pasa sin pena ni gloria en una selección que desde 1938 es sólo una participante más en las eliminatorias mundialistas sudamericanas.

Pero el arquero Wuilker Faríñez se ha convertido en un fenómeno tras apenas cuatro partidos como titular con Venezuela, en los que logró repeler disparos de atacantes de la talla de Lionel Messi, Radamel Falcao, Mauro Icardi y Paulo Dybala.

Su estatura de 1,87 metros está lejos de intimidar. Es más bien bajo para el promedio de los arqueros en la categoría de mayores.

Sin embargo, la intuición y la flexibilidad del portero de 19 años parecen dejar en evidencia que Venezuela tiene en el arco a una estrella, y si la suerte lo acompaña, podría cumplir el sueño que de niño gestaba en la barriada pobre de Catia: jugar en un equipo grande de Europa para ayudar a su familia a progresar.

Faríñez no ha desaprovechado la oportunidad que tempranamente se le presentó en las anteriores cuatro fechas de la eliminatoria sudamericana.

Particularmente se lució en los dos últimos cotejos con atajadas que iban directo al arco y con la firma de gol. El seleccionado colombiano se tuvo que conformar con una paridad sin goles el 31 de agosto, mientras Argentina, cinco días después, no marcó por cuenta propia y la igualdad llegó por un autogol.

La albiceleste, con todo y Messi, se mantuvo en la peligrosa zona del repechaje e incluso podría quedar fuera de Rusia 2018.

Faríñez, titular del equipo que logró en junio el subcampeonato del Mundial Sub20 de Corea 2017 frente a Argentina, se destacó al rechazar varios disparos que pudieron cambiar la historia de ese cotejo, incluido un bombazo de Messi desde fuera del área.

Sabía que "tenía que estar atento a cualquier situación" de juego generada por Messi, dijo Faríñez a The Associated Press. "Estuvimos muy pendientes y pudimos sacar ese resultado”.

Fue el primer punto conquistado por Venezuela en tierras argentinas en una eliminatoria.

Los elogios no se hicieron esperar. El legendario guardavallas colombiano Rene Higuita escribió en Twitter: "Los venezolanos tienen arquero para mucho rato, qué bien por el chamo (muchacho), qué condiciones tiene".

Faríñez, no obstante, procura mantener los pies en la tierra.

"Me motivan para seguir trabajando", dijo respecto de los elogios, si bien aclaró que su carrera recién empieza. “Tengo que entregarlo todo".

El técnico Rafael Dudamel, que tomó las riendas de la "Vinotinto" ya al borde de la eliminación, viene honrando su promesa de dar pelea en lo que resta de eliminatoria y de enfocarse en un plan con miras al Mundial de Catar 2022.

El timonel se ha dedicado a alternar a varios de los titulares habituales en los dos pasados ciclos mundialistas, con una camada de jóvenes prometedores como Faríñez, la mayoría de menores de 20 años.

"He tenido un cuerpo técnico muy bueno", aseveró Faríñez, quien en un primer momento fue dirigido por el anterior seleccionador Noel Sanvicente. "Me dio la oportunidad”.

El portero llegó al seleccionado con apenas 18 años. Dudamel lo hizo debutar en marzo pasado como titular.

Ante la pregunta sobre una de sus metas dentro de los próximos años, afirmó sin vacilar que quiere “ser mundialista".

Venezuela, que nunca se ha clasificado a un Mundial, marcha última en la eliminatoria con ocho puntos de 45 posibles. En la penúltima fecha, Venezuela recibe al Uruguay de Luis Suárez el 5 de octubre y cierra cinco días después en Paraguay.