NUEVA YORK (AP) — Los peloteros llegaron a un acuerdo con Grandes Ligas a fin de contabilizar este año de servicio por parte de los jugadores, incluso en la eventualidad de que la campaña se cancele ante la pandemia del coronavirus.

Sin embargo, el convenio dejaría sin resolver detalles sobre cómo luciría un nuevo calendario.

Como parte del acuerdo aprobado el jueves en la noche por el sindicato, los peloteros no impugnarán la pérdida de sus salarios si no se alcanza a disputar encuentro alguno.

Las gerencias de los clubes entregarán por adelantado pagos de salarios por 170 millones de dólares en dos etapas. No habrá necesidad de devolver ese dinero si la campaña se cancela.

Se esperaba que los salarios de los jugadores en este año totalizaran alrededor de 4.000 millones de dólares.

Los clubes obtuvieron la prerrogativa de recortar el draft amateur en 2020 y 2021 y de congelar el valor de las bonificaciones por la firma de contratos, en los niveles de 2019.

Una persona cercana a las negociaciones divulgó los detalles de lo pactado a The Associated Press, con la condición de mantenerse en el anonimato porque no se ha hecho un anuncio al respecto.

Los equipos aprobaron el viernes el acuerdo, que consta de unas 17 páginas, dijo la fuente.

El jueves debió inaugurarse la campaña, pero ésta se pospuso al menos hasta mediados de mayo ante los temores por la propagación del coronavirus.

La pretemporada se dio por concluida en forma anticipada, el 12 de marzo, debido a la pandemia. Se desconoce cuándo podrá reanudarse el béisbol.

“Cada una de las partes hará un esfuerzo de buena fe para que en cuanto sea factible iniciar, se juegue y se lleve a cabo la temporada 2020 completa y la postemporada que es viable económicamente”, sostiene el acuerdo. No deberá haber restricciones legales para congregación de multitudes y de viajes, ni una determinación de jugar “que represente un riesgo inadmisible de salud y seguridad para los propios peloteros, empleados o espectadores”.

Acordaron también contemplar la posibilidad de seguir jugando más allá de finales de octubre o comienzos de noviembre, cuando suele concluir la Serie Mundial, incluso si ello obliga a utilizar estadios neutrales provistos de techo.

Las partes considerarían igualmente la opción de aumentar las dobles carteleras para disputar el mayor número posible de encuentros. En caso de persistir las precauciones sanitarias, los peloteros estarían dispuestos también a jugar a puerta cerrada.

Y podrían realizarse ajustes en el formato de la postemporada.

No se discutió mucho la alternativa de realizar juegos de sólo siete entradas en las dobles carteleras, pero tampoco se descartó esa opción. Ambas partes se comprometieron a tratar de finalizar las discusiones iniciales para el 10 de abril.

Los peloteros consideraron clave el tema del tiempo de servicios. Los jugadores de más edad estuvieron dispuestos a ceder dinero para que sus colegas más jóvenes puedan obtener contratos atractivos de cara a la campaña de 2021.

Si no hay juegos en 2020, cualquier jugador que figure en la nómina de 40 hombres, en la lista de lesionados por 60 días o en asignaciones directas a las menores y con un contrato de Grandes Ligas recibiría una acreditación de tiempo de servicio por la campaña no realizada.

Ese tiempo de servicio sería igual al contabilizado para el pelotero en 2019. Si se juega sólo una parte de la temporada, el tiempo de servicio será equivalente al que habría recibido un pelotero por todo el calendario. La fórmula multiplica los días por 186 _la extensión original de la temporada_ y los divide por la extensión real de la campaña.

Mookie Betts, Trevor Bauer, Marcus Stroman, Gorge Springer y JT Realmuto podrían declararse agentes libres incluso si no se disputa un solo encuentro de la temporada. Los Dodgers de Los Ángeles adquirieron a Betts, procedente de Boston, justo antes de la pretemporada, bajo el supuesto de que contarían con el Jugador Más Valioso de la Liga Americana de 2018 durante una campaña completa.

A cambio, los jugadores renunciarían a sus salarios si no hay temporada, salvo por los 170 millones de dólares que se entreguen por adelantado a los peloteros en la parte baja de la lista de remuneraciones.

En caso de una campaña abreviada, los sueldos de 2020 se prorratearían, dependiendo de qué porcentaje se alcance a disputar.

La junta directiva del sindicato y otros jugadores se reunieron para una conferencia telefónica y aprobaron el acuerdo de manera unánime.

Los adelantos serán determinados con base en el contrato actual de un jugador, designado a garantizar dinero a aquellos que se encuentran en el fondo de la tabla salarial. Aquellos con los llamados contratos divididos y cuyos salarios mientras juegan en ligas menores oscilan entre los 46.000 y los 91.799 dólares recibirán 275 dólares diarios. Quienes se encuentran en el rango de entre 91.800 y 149.999 dólares reciben 500 dólares al día y quienes se hallan en el rango de 150.000 dólares o más, obtendrán 1.000 diarios. El resto de los 170 millones de dólares será dividido entre el resto de los peloteros con contratos de Grandes Ligas que deseen recibir adelantos; todos los jugadores tienen la opción de renunciar a esa opción.

Los jugadores en la lista de restricciones, como el pitcher dominicano Domingo Germán, de los Yanquis de Nueva York, quedan excluidos de los adelantos. Germán debe cumplir los últimos 63 partidos de una suspensión de 81 juegos sin derecho a paga por violar las políticas de Grandes Ligas sobre violencia doméstica.