SAO PAULO (AP) — Brasil pondrá en marcha la Copa América con la novela de Neymar lejos de terminar.

Cuando los anfitriones se ponían a punto para el partido inaugural contra Bolivia el viernes, Neymar seguía acaparando el foco de la atención en el país pese a que no jugará en el campeonato sudamericano de selecciones.

El delantero, descartado del torneo la semana pasada por una lesión en el tobillo, se presentó el jueves ante una estación policía para rendir interrogatorio sobre las denuncias hechas por una mujeres brasileña que la acusa de haberla violado cuando ella le visitó en París. Neymar niega haber cometido un delito.

La selección se entrenó unas horas después en el estadio Morumbí, el escenario donde pondrá en marcha su campaña por el título ante Bolivia por el Grupo A.

Brasil quiere voltear pronto la página de la controversia en torno a Neymar y pensar exclusivamente en el fútbol.

"Se habla más de Neymar (en la prensa) que aquí dentro en el plantel”, dijo el técnico de Brasil Tite el jueves. “En el seno del equipo, estamos enfocados en nuestra preparación. Yo nunca quise estar en esta situación de jugar sin Neymar, uno de los tres mejores jugadores del mundo, pero tenemos que estar preparados”.

Neymar se lesionó el tobillo derecho en la victoria de Brasil ante Qatar en un amistoso previo a la Copa la semana pasada. El goleador del Paris Saint-Germain llegó en muletas para rendir su testimonio a los investigadores en al cuartel de policía, donde una muchedumbre le vitoreó.

Esta será el primer torneo oficial de Brasil desde la derrota ante Bélgica en los cuartos de final del Mundial de 2018 en Rusia.

Tite se sostuvo en el cargo pese a la eliminación, pero la obtención del título es el único resultado que le servirá en una Copa América en casa.

“Sabemos de la importancia de ganar títulos, no hay escapatoria”, dijo Tite. “Pero ganar se hacer paso a paso, es parte de un progreso”.

Tite confirmó que Arthur, volante del Barcelona, volvió a entrenarse pero no será titular el viernes. El arquero Ederson sufrió una molestia muscular durante un entrenamiento el miércoles y le tomaría una semana volver a atajar.

Brasil no ha fallado en consagrarse campeón en las cuatro ocasiones previas que fue el local, la última en 1989.

Pero ahora tiene urgencia para poner fin a una sequía de títulos de prestigio que se remonta a la conquista de la Copa América de 2007, cuando venció a Argentina en la final. La Selecao no ha alcanzado la final en las últimas tres ediciones, y ni siquiera sobrevivió la primera ronda en la Copa América Centenario que se jugó en Estados Unidos en 2016.

"Brasil es el favorito en todos los torneos que disputa y siempre carga la responsabilidad de ganar”, dijo el volante de marca brasileño Casemiro. "Nos quedamos sin Neymar, nuestra gran figura, pero seguimos siendo fuertes. Somos un equipo bien preparado. Se han hecho las cosas hasta ahora”.

Bolivia tampoco sorteó la fase de grupos en 2016, pero alcanzó los cuartos de final en la edición de 2015.

Asumen sin complejos su condición de equipo endeble, con su técnico Eduardo Villegas matizando que “estamos un poquito por debajo del resto”.

“Pero se puede nivelar, es cuestión de actitud, de garra y eso es lo que estamos pregonando e inculcando”, afirmó.

Villegas fue designado en enero y aún no conoce una victoria en cuatro ensayos, incluyendo el revés 2-0 ante la campeona mundial Francia a inicios de mes.

“Nos preocupa Brasil igual con Neymar o sin Neymar”, comentó Villegas. “Vamos a trabajar en equipo, en bloque, y a evitar que Brasil pueda generar posibilidades, porque las genera”.

____

Más de la cobertura de deportes de AP en https://apnews.com/apf-Deportes