CARACAS (AP) — El presidente venezolano Nicolás Maduro anunció el domingo que el exmandatario hondureño Manuel Zelaya se encuentra en Venezuela y participará como voluntario en la tercera fase de los ensayos de la potencial vacuna rusa Sputnik V en este país sudamericano.

Maduro dio la noticia en un acto de gobierno televisado.

Zelaya -- derrocado en un golpe de Estado el 28 de junio de 2009 por intentar convocar a una Constituyente, que según sus detractores buscaba abrir el camino para perpetuarse en el poder-- fue un estrecho aliado del ahora fallecido presidente venezolano Hugo Chávez, padre político y antecesor de Maduro.

“Ha venido con un interés de salud, la salud pública”, acotó Maduro, resaltando que “eligió a nuestra amada Venezuela para venir en los ensayos. ¡Bienvenido!”.

El comentario de Maduro se produjo más de dos semanas después que Venezuela recibiera el primer cargamento de la vacuna rusa contra el nuevo coronavirus y se convirtió en el primer país de la región que participa en el proceso de pruebas de ésta.

Maduro, sin dar detalles, ha dicho que se espera que en Venezuela participen en las pruebas unas 2.000 personas.

Rusia, un cercano aliado de la administración de Maduro, anunció en agosto el lanzamiento de la primera vacuna de COVID-19. El anunció ruso fue recibido en su momento con escepticismo e inquietud por los expertos occidentales, argumentando que en ese entonces había sido probada escasamente en unas pocas decenas de personas.

En Venezuela se han registrado desde el 13 de marzo más de 86.000 casos positivos del nuevo coronavirus. De ese total, más de 83.200 fueron detectados entre el 16 de junio y el 18 de octubre, mientras que la cifra de fallecidos saltó de 27 a 736 en ese periodo.

Los expertos sostienen que el bajo número de casos respecto a otros países de la región, más allá de la adopción temprana de la cuarentena, se debe en buena medida al aislamiento que vive el país después de años de crisis política, económica y social.